Erthen: El Caminante de las Sombras

La Herencia (Segunda Parte)

Tras derrotar a los asaltantes, el joven procurador Iván les dice que uno de ellos (de los asesinos) es un famoso bandido, y que hay una recompensa por su captura. Uruk e Isparana se ofrecen a llevar los cadáveres ante las autoridades, mientras Iván les acompaña hasta la propiedad, que está bastante cerca.

La finca tiene una superficie total de 8 hectáreas, vallada con una verja de madera de algo más de 5 pies de alto. La casa principal se encuentra a unas 150 yardas de la verja, siguiendo un camino de piedra bien cuidado. A ambos lados del camino hay varios árboles frutales, encinas y álamos. Dentro del terreno posee un pozo de agua fresca y potable, a unas 20 yardas de la parte trasera de la casa. Es un pozo con una boca bastante ancha, de tres pies. Hay un camino de baldosas de piedra que llevan desde el pozo hasta la entrada posterior de la vivienda.

La finca termina en un acantilado sobre el mar.

A unas 100 yardas de la casa, cerca ya de la valla exterior, hay una pequeña casa de dos plantas para el servicio. La planta baja se utiliza como salón y dormitorio de los varones, mientras que la planta superior, abuhardillada, se utiliza como dormitorio de las mujeres.

El procurador les lleva por una breve visita a toda la mansión (planos adjuntos en el correo. También se incluye la descripción de las habitaciones. Es aconsejable que veais los planos y leais la descripción de las habitaciones, porque no la voy a poner aquí).

Al entrar en el dormitorio principal, el único amueblado, con una cama de dosel muy grande (cerca de 2 metros y medio), ven en la cama una muñeca de porcelana sentada.

Ninguno se atreve a cojer la muñeca, mientras salen de la habitación y continuan la visita.

Al finalizar la visita, Iván solicita de Daliyah que firme unos papeles, y le dice que, al día siguiente, llegaría el servicio, en espera de saber si se van a quedar, si van a mantenerlo o a ampliarlo.

Mientras preparan una cena rápida que tomar en el salón principal y encender la chimenea, se reparten las habitaciones. Daliyah se queda con el dormitorio principal de la planta baja, y Andrew comparte el dormitorio con ella. Iris se queda la habitación del piso superior que tiene la escalera a la buhardilla, y Amalia la habitación central del piso superior. Jacques se queda con la habitación de la puerta de metal, puesto que parece el único capaz de abrirla y cerrarla con facilidad.

A la mañana siguiente, les despierta un ruido en la puerta. Daliyah, acompañada de Andrew, va a abrir, y se encuentra ante un enorme Deva (humanoide azulado, normalmente bueno, que vive una y otra vez reencarnándose). Se presenta como Karlork, el mayordomo. Daliyah, inicialmente parece dudar, puesto que no sabe si es el mayordomo de verdad o no. Finalmente, le invitan a pasar y le hacen unas cuantas preguntas. Karlork responde de forma bastante lacónica, y así se enteran de que Leonora Celerain rara vez abandonaba la casa, que llevaba veinte años con ella, y que poco a poco fueron vendiendo o destruyendo los libros, papeles y objetos de la casa. No sabe por qué.

Poco después llega Carlick, la cocinera. Es una Enana, con el pelo trenzado y algo de barba. Les pregunta si desean algo para desayunar, y se marcha a la cocina. Karlork les pregunta si pueden utilizar la casa de huéspedes como casa de los sirvientes, como han hecho hasta ahora, a lo que Daliyah responde que sí. Mientras, llegan los dos miembros del servicio que faltan: Hortensia, una joven humana de 17-18 años, que es la doncella, y Perk, un enorme Goliath (una raza de aspecto similar a la piedra) que es el jardinero.

Daliyah encarga a Hortensia que limpie toda la casa, y no sólo las habitaciones que están utilizando. Luego, con la ayuda de Karlork, preparan una lista de compras para la ciudad. En esta lista incluyen caballos que se encargará la propia Daliyah de cuidar, y un carruaje para transportarles hasta la ciudad. Karlork se marcha, y los compañeros se dedican a interrogar al resto del servicio sobre Leonora.

Así, descubren que pasaba mucho tiempo fuera, que era muy mayor (aunuqe, curiosamente, no parecía hacerse mayor) y que era bastante reservada. Ninguno sabe a qué se dedicaba ni de dónde obtenía el dinero.

Deciden registrar toda la casa, y Andrew regala a Hortensia la muñeca de porcelana que encontraron en la habitación, con la intención de deshacerse de la muñeca (que les da muy mal rollo).

En el distribuidor del dormitorio principal de la planta baja, Daliyah nota algo extraño en el armario, a pesar de estar vacío. Se da cuenta de que tiene menos fondo del que le corresponde. Andrew se percata de que hay una pequeña palanca en el interior de un agujero, y con una pluma mueve la palanca, dejando ver un estrecho pasadizo con unas escaleras que descienden.

Deciden bajar todos juntos, y llegan a un enorme sótano, lleno de polvo y sin mobiliario ninguno, que ocupa lo que sería la habitación principal, el baño, el distribuidor y el salón principal. Jacques se fija que, en las paredes, hay varios enganches para antorchas, pero que no están utilizados.

Andrew detecta que, en algún momento, hubo objetos mágicos en el sótano, algunos muy poderosos, pero que ya sólo queda el tenue rastro de sus encantamientos.

Interrogan de nuevo al personal (excepto a Karlork que no ha vuelto de la ciudad) para ver si alguno sabía algo del sótano, pero ninguno parece saber nada.

Deciden, después de comer una pasta con nata y un jabalí asado que ha preparado Carlick, subir a la buhardilla y explorarla entera. Tras mucho revolver y buscar, Jacques encuentra un cuadro de un Elfo joven, parcialmente tapado. Daliyah, al verlo, se queda petrificada. Cuando le preguntan, dice que es un retrato de Karim, un antiguo amante que murió en sus brazos por salvarle la vida. No tiene ni idea de qué hace aquí ni qué relación tiene con Leonora. Andrew se da cuenta que el cuadro encaja perfectamente en un hueco sobre la chimenea del salón principal, y deciden volver a colocarlo allí.

Cuando llega Karlork le vuelven a interrogar. Dice que no sabe quién es el del cuadro, pero que al parecer era muy importante para la señora Celerain. También dice que él, por orden de la señora, lo envolvió y lo guardó en la buhardilla. Dice que la señora recibió una visita de unos hombres armados poco antes de morir, y que éstos se marcharon sin causar problemas, aunque poco después la señora comenzó a venderlo todo y a destruir los cuadros y demás objetos.

Deciden descansar y proseguir la investigación al día siguiente. Al entrar en el dormitorio compartido entre Andrew y Daliyah, el primero ve que la muñeca ha regresado. Preso de la rabia, lanza la muñeca de una patada contra la pared, reventándola en pedazos. Los demás dicen que el espíritu de la muñeca les acechará ahora para siempre.

Esa noche, Daliyah es despertada por un ruido de pasos. Despierta a Andrew, que le dice que probablemente no sea nada. Pero entonces oyen varias voces, hablando en susurros. Aprovechando que el cuarto tiene acceso al porche, salen por la ventana y rodean la casa, hasta entrar por la puerta principal. Allí está Karlork, inconsciente. En el estudio pueden ver a cuatro hombres, al parecer buscando algo. Andrew envía a su Imp, Robinho, en busca de los compañeros de la planta superior. Después irrumpe rápidamente en la habitación, lanzando un conjuro de Telaraña que cubre a tres de los asaltantes y casi la mitad de la habitación. Daliyah entra detrás de Andrew, atacando al que parece el jefe con fuerza.

Uno de los intrusos consigue zafarse de la telaraña, y apuñala primero a Daliyah y luego a Andrew. El que parece el jefe golpea el suelo con su bastón, lanzando a Daliyah contra la pared, y derribándola. El efecto explosivo afecta también a Andrew, que queda atrapado en su propia tela de araña, y al asaltante que cae rebotado cerca del jefe.

Andrew utiliza el conjuro de Tormenta de Hielo para atrapar a los intrusos, y cubre la habitación en una superficie helada que dificulta la movilidad, principal ventaja de los asaltantes. Daliyah se pone en pie, y lanza un virote de ballesta contra el mago enemigo, pero falla. El brujo enemigo lanza entonces una maldición a Daliyah, que queda transformada en un pobre conejito. Pero en este momento llegan los demás, acompañados de Robinho. Jacques, sin mediar palabra, da un gigantesco salto que le lleva justo al lado del mago y del otro secuaz, y golpea al hechicero con tanta fuerza que le deja inconsciente.

La batalla se recrudece, puesto que los asaltantes, aunque con la movilidad muy reducida, son capaces de crear terribles heridas sangrantes, que debilitan a los compañeros. Daliyah, una vez recuperada su forma natural, dirige los ataques de Jacques, mientras Andrew y Amalia se dedican a aniquilar a los secuaces a distancia. Andrew consigue dormir a uno de ellos, al que rápidamente (tras un primer impacto sobre la pared) despacha Jacques. Amalia, mientras, ha utilizado sus poderes de relámpagos y truenos sobre el resto, aniquilándolos.

Tras la batalla, recuperan a Karlork, que dice que sería bueno buscar una patrulla de la Guardia y, con el permiso de Daliyah, se marcha en su busca. Mientras, los compañeros interrogan al hechicero, descubriendo que ha sido contratado para encontrar un mapa de la ciudad subterránea que está en algún lugar de la casa. Han quedado al día siguiente, por la noche, con el misterioso encapuchado en “la cabeza del Orco”, una taberna de mala muerte situada en Los Jardines (uno de los peores barrios de la ciudad)

Cuando llegan los guardias, algo mosqueados puesto que es el segundo enfrentamiento que tienen los compañeros en dos días, y en ambos han acabado con la oposición sin problemas. La situación se calma un poco al enterarse el sargento de la guardia que son aventureros (de los que abundan en Puertoscuro). Dice que la casa está fuera de la jurisdicción de la ciudad, pero que no tienen ningún problema en encausar al hechicero atrapado. Sin embargo, Andrew piensa que es preferible que, al día siguiente, les diga quién les contrató. El jefe de la guardia está de acuerdo, pero dice que tendrá que avisar a su superior, y que sería aconsejable que no armaran mucho follón.

Al día siguiente, Karlork, ya recuperado, les lleva en carruaje hacia la ciudad, en busca del misterioso desconocido…

Comments

Erthen

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.